Constitución

Por la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores, en la sucesión apostolica del Arzobispo Jürgen Bless, Primado de la Iglesia Católica Antigua, la diócesis de California fue establecida, registrada e incorporada en el Estado de California como organización sin ánimo de lucro desde año 2014 (Diocese of California Old Catholic Church).

 

Esta Diócesis es miembro constituyente de la Iglesia Una, Santa Católica y Apostólica fundada por Nuestro Señor Jesucristo, la cual une a todos los cristianos a través del mundo y de la historia, y que está por encima de toda denominación  (1 Corintios 12, 12-30).

Autónoma e independiente de otras denominaciones.

 

PROPOSITO

El Fin de esta Diócesis es la de predicar y Celebrar el Evangelio al mundo, siguiendo el ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo (Mateo 28, 18-20).

Esta Diócesis es esencialmente misionera y apostólica, autónoma,  e independiente financiera y políticamente de la Iglesia Romana y de otras iglesias o denominaciones, pero en comunión espiritual con todos los creyentes que adoran al Padre en espíritu y verdad como nos lo enseñó Jesús, Nuestro Maestro (Juan 4, 23). Tener los mismos sentimientos de Cristo Jesús (Filipenses 2, 5).

Como “Ciudadanos del Reino de los Cielos” (Mateo 13, 37-38), el propósito de esta iglesia es el culto del único Dios verdadero Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y el ser parte del Reino de Dios, abierto a todas las gentes de fe, sin distinción de raza, color, sexo, orientación sexual, nacionalidad o condición social-económica.

 

  1. MEDIOS: Para realizar este propósito la Iglesia podrá establecer Comunidades, Misiones, Parroquias, Institutos misioneros, Órdenes religiosas. A sí mismo realizará servicios de culto, celebrará los siete sacramentos, preverá de enseñanza y formación a los ministros clérigos o laicos que se adhieren a esta otra de evangelización.

 

 

DOCTRINA DE LA IGLESIA

  1. FE Y DOCTRINA. Como miembros de la Iglesia Santa Católica y Apostólica fundada por Nuestro Señor Jesucristo, nos adherimos fielmente a las Sagradas Escrituras, a las declaraciones y fórmulas ecuménicas de la Iglesia Universal, hechas por los Concilios de Nicea, Constantinopla, Éfeso y Calcedonia, y doctrina y normas de la Declaración de Utrecht (Holanda) del año 1889, a la enseñanza de Promovidas por el Sínodo de los Obispos de la Confederación Católica Antigua, y a las normas establecidas en Los Capítulos de nuestra Iglesia y a los acuerdos firmados con otras iglesias.
  2. LOS SIETE SACRAMENTOS. Esta iglesia Administra la vida y la gracia santificante de los Siete Sacramentos: Bautismo, Comunión, Reconciliación o Penitencia, Confirmación, Urnición de los enfermos, Matrimonio, Ordenes Sagradas del diaconado, presbiterado y episcopado.

 

  1. INTERCOMUNION. La voluntad de Nuestro Señor Jesucristo es “todos seamos uno” para que el mundo crea que él es el enviado del Padre (Juan 17, 20-21).

Honramos a las Iglesias con las que recíprocamente estamos estableciendo lazos fraternos para apoyarnos en la oración, en la pastoral y proyectos para la evangelización de los pueblos como nos lo mandó Jesucristo, Rey de los Siglos (1Tim 1, 15-20).

 

 

(Ver Apocalipsis 1, 2, y 3; 2 Corintios 4; Romanos 7, 15-24; Hechos de los Apósteles capítulo 15 y 1Cor1, 10-16).