Preguntas frecuentes

Aquí encuentras las respuestas a las preguntas más frecuentes que nos hacen y que puede resolver tus inquietudes o preocupaciones con respecto a nuestra iglesia, ministerio y servicios.

Somos una Iglesia Católica independiente de la Iglesia Romana o de otras denominaciones.
Nuestro propósito es vivir y predicar la FE de los primeros Padres de la Iglesia.

¿Cuál es la diferencia entre la Iglesia Católica Antigua y la Iglesia Romana?

Como católicos celebramos y predicamos la misa fe y los mismos sacramentos.
En cuanto al régimen eclesiástico o ley eclesiástica, no dependemos del gobierno de Roma. Somos autónomos e independientes.

¿Están en plena comunión con la iglesia Romana?
No estamos en plena comunión. El canon 205 del Derecho Canónico dice: “se encuentran en plena comunión con la Iglesia católica, en esta tierra, los bautizados que se unen a Cristo dentro de la estructura visible de aquélla, es decir, por los vínculos de la profesión de fe, de los sacramentos y del régimen eclesiástico”.
Como hemos dicho antes, no estamos bajo régimen eclesiástico de la iglesia romana. Esto hace que la comunión no sea plena.

¿Le obedecen al Papa?
La cabeza de la Iglesia es Cristo Jesús a quien se le debe toda obediencia, honor y gloria.
Honramos y reconocemos la autoridad del Obispo de Roma como “primo inter pares”.
Oramos para que él sea signo y vínculo de unidad entre todos los cristianos (Marcos 3, 13-19; 1 Corintios 12).

¿Los obispos, sacerdotes y diáconos son casados?
El celibato en nuestra iglesia es opcional. Nuestros obispos, sacerdotes y diáconos pueden ser casados o solteros como en los primeros siglos de la iglesia. Sabemos el apóstol Pedro (Mc 1, 29-31) y todos los demás, excepto Juan, eran casados. También sabemos que en la historia de la iglesia, 39 papas se casaron y algunos tuvieron hijos. En el siglo V, por ejemplo, los 300 obispos de los que participaron del Concilio de Rímini estaban casados. Sin embargo, las prohibiciones sólo comenzaron a ocurrir (en algunas diócesis) solamente a partir de los siglos IV y V, por cuestiones administrativas y económicas. El papa Alexandre VI tuvo varios hijos, el papa Sérgio III (898) se enamoró de una italiana llamada Marozia y tuvo un hijo con ella. Este hijo (el papa Juan XI) fue papa a los 22 años de edad.
El celibato es una ley eclesial. Sólo en el Concilio de Letrán, en 1123, el celibato pasó a ser (sólo en Occidente) una imposición disciplinaria a los futuros sacerdotes. Pero sólo en el siglo XVI en el Concilio de Trento (1545 a 1563) que, oficialmente, la Iglesia Católica de Occidente instituyó ley, norma interna, prohibiendo el matrimonio de los sacerdotes y exigiendo el celibato.
En 1 Tm 3, 12-13 y Tt 1, 6 nos habla muy claramente de cómo deben ser los Obispos, Diáconos y presbíteros. Mandato que está vigente porque es Palabra del Señor, en ninguna parte de la Biblia prohíbe el matrimonio para obispos, sacerdotes y diáconos, todo lo contrario.
¿Celebran ustedes en las casas?
Sí, celebramos y predicamos en la iglesia, casa o salón o en cualquier otro lugar digno de la celebración (Hechos 2, 42-47).

¿Celebran los siete sacramentos?
Sí, celebramos los siete sacramentos.

¿Son válidos los sacramentos de esta iglesia?
Sí, para nosotros son válidos. Aunque hay algunos que dicen lo contrario y los rechazan.
¿Qué hago que no me quieren aceptar el certificado del sacramento que hice en su iglesia?
Defender la fe de tu sacramento como lo harías en cualquier otra situación donde tu testimonio como cristiano católico está en riesgo. Recuerda que sin fe es imposible agradarle a Dios (Hebreros 11, 6).

¿Puedo ser diácono y Sacerdote en esta Diócesis?
Claro que Sí, después de pasar un proceso de conocimiento de la iglesia, formación espiritual y completar los estudios en la Facultad de Teología y Comunicación Pública de la Diócesis o en otros institutos de formación reconocidos por el Obispo.

¿Cuál es la doctrina de la iglesia?
Sin fe es imposible agradarle a Dios (Hebreos 11, 6).
Como miembros de la Iglesia Santa Católica y Apostólica fundada por Nuestro Señor Jesucristo, nos adherimos fielmente a las Sagradas Escrituras, a las declaraciones y fórmulas ecuménicas de la Iglesia Universal, hechas por los Concilio de Nicea, Constantinopla, Éfeso y Calcedonia, y doctrina y normas de la Declaración de Utrecht (Holanda) del año 1889, a la normas establecidas en los Capítulos de nuestra Iglesia y a los acuerdos firmados con otras iglesias.

Para más información llámenos o pase a visitarnos en las oficinas centrales en Bellflower, California, EE. UU.

Obispo Ángel Velandia, ICD